¿Eres de las personas que reprime emociones? Mira lo que puede ocasionarte

Querida ¿Eres de las personas que reprime sus emociones? En general, las personas que tienden a reprimir sus sentimientos corren un mayor riesgo de que se manifiesten en forma de síntomas psicosomáticos, que van desde tensión muscular y dolores de cabeza a problemas gastrointestinales, problemas dermatológicos o enfermedades más graves y complejas. La calma dada por la represión termina en un alto precio a pagar en términos de salud. Por ello aquí te enumero varias formas de poder sacar a flote tus emociones:

1. Sé consciente de tus emociones y su causa: Si una persona siempre ha reprimido sus emociones, es probable que sea difícil profundizarlas. Pero es esencial que aprenda a identificar lo que siente, que diferencie la ira del resentimiento, por ejemplo, y sea capaz de identificar qué lo hace sentir de esa manera. Es un ejercicio profundo de autoconocimiento para el cual es necesario expandir el vocabulario emocional a través de esta lista de emociones y sentimientos .

  2. Asume que todo tiene un límite: Los límites no son negativos, por el contrario, permiten que otras personas sepan hasta dónde pueden llegar. Si no pones límites en tus relaciones, es probable que, con el tiempo, otros aprovechen tu bondad o capacidad para resistir todo sin decir nada, por lo que la cuerda estará más tensa. Es importante que estos límites garanticen la satisfacción de tus necesidades.

 3. Decir lo que piensas no necesariamente tiene que lastimar a los demás: Defender tus derechos no implica dañar a otros. No tienes que convertirte en un avión de la verdad, pero soportar estoicamente las críticas y los ataques insalubres de las personas tóxicas solo te lastimarán. Lo ideal es que aprendas a decir lo que piensas y sientes con respeto por la otra persona, pero tomando una posición firme.

 4. Busca una manera asertiva de expresar tus emociones: No siempre puedes decirles a los demás lo que sientes. Sin embargo, esto no significa que debas reprimir tus emociones. Puedes hacer que emerjan utilizando técnicas como “la silla vacía”, en la que imaginas que la persona con la que quieres hablar está justo frente a ti.

La clave es encontrar la manera de desahogar las emociones que te permiten recuperar el equilibrio perdido, lo que te permite escapar del control que ejercen esas emociones desde tu inconsciente.

¿Tú reprimes continuamente tus emociones?

 

 



Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *